Buscar
  • Alfredo Cam

Renta o Ganancia?

Siguiendo con la profundización de términos que necesariamente deben ser manejados por quienes están en el mundo de las inversiones o que desean al menos entrar en el mundo, lo queremos llevar en simple, poner la pelota en el piso. Sabemos que la mejor manera de hacer más robusta tu posición con futuro o actual inversionista es manejar bien y tener claros ejemplos de varios conceptos.

Alfredo Cam, nos entrega nuevamente una simple y rápida guía sobre qué es la Ganancia y qué es la Renta, beneficios por ambos lados,lo que todo inversionista quiere, pero no necesariamente lo que cada inversión podría dejarte.

Joaquin von Baer, Director Comercial




Conoces la diferencia entre renta y ganancia?


Si bien muchas personas podrían confundir ambos conceptos, la verdad es que existe una palabra que los diferencia completamente: periodicidad. La renta es un flujo de ingreso de dinero periódico. Este periodo puede ser diario, semanal, mensual, trimestral, anual o la que puedas imaginar, lo importante es que sea frecuente en el tiempo, es decir, se vaya repitiendo dentro de un margen de espacio. Por otra parte, la ganancia no tiene una secuencia frecuencial. Generalmente la ganancia se hace efectiva una vez, por ejemplo, comprando un activo a un precio determinado y vendiéndolo a un precio mayor recuperando tu capital inicial y obteniendo una ganancia. No obstante, la ganancia se entiende que se hace efectiva una sola vez porque para generarla tienes que desprenderte del activo y justamente en este punto es que viene la segunda gran diferencia: para obtener renta no debes deshacerte del activo sino que debes mantenerlo el tiempo suficiente para que genere la renta que buscas en tu plan financiero.


Algunos ejemplos típicos de ganancia:

  • Con una inversión inicial de $1.000.000 voy a comprar acciones de una empresa a un valor de $100 por acción y luego venderla después de un año en $110. La cantidad de acciones que me alcanza con mi inversión inicial son 10.000 acciones. Por lo tanto, vendo 10.000 acciones a $110 cada una y me llega disponible $1.100.000. Recupero la inversión inicial y este negocio me genera una ganancia una sola vez de $100.000. Para generarla tengo que vender o “deshacerme” del activo.

  • Compro un terreno en el sur de Chile que me costó 10 millones de pesos. Sigo viviendo mi vida por los próximos 5 años olvidándome de esa compra. De repente alguien te llama porque le gustó mucho tu terreno y lo quiere comprar en 15 millones de pesos. Al venderlo, recupero mi capital inicial de 10 millones y mi ganancia son 5 millones. Nuevamente, ganancia una sola vez y el activo ya no es más de mi propiedad.

Estos son ejemplos de inversiones de gestión pasiva, donde prácticamente no tienes mucha injerencia en generar esa ganancia. Pero vamos al último ejemplo de ganancia con una gestión mucho más activa.

  • Tengo un capital de 5 millones de pesos. Con parte de ese capital importo mercadería desde el extranjero y comienzo a vender por internet. Con un buen plan de marketing, buenos productos y la logística adecuada para que los productos lleguen al consumidor final, la tienda virtual al cuarto año está facturando 600 millones de pesos anuales con una utilidad operativa bruta de 200 millones. Un fondo de inversión privado anda en búsqueda de comprar activos que renten y le hace una oferta a los dueños por comprar ese negocio. Una de las maneras más usadas para valorizar negocios es en super simple multiplicar n cantidad de veces la utilidad anual de los negocios sin considerar los gastos financieros e impuestos. Para este ejemplo, el fondo de inversión le compra el negocio en 600 millones. Ganancia con este negocio es una vez con la venta del activo.

Es evidente que estos ejemplos son dispares tanto en números, rentabilidades, esfuerzo y gestión. Incluso en el riesgo que hablaremos en los demás artículos. Sin embargo, la idea de ellos es mostrar algunas opciones de generar ganancias con los negocios / inversiones y con sus principales características: una sola vez con ese activo y debes deshacerte de él o de una parte de él.


Algunos ejemplos típicos de Renta:

  • Intereses: son la renta que produce un capital prestado. Es uno de los negocios más antiguos, el negocio del banco. Es el “costo” del dinero. Tu inviertes $1.000.000 en un depósito a plazo bancario. El banco te ofrece 0,2% mensual de interés para que tú le “prestes” al banco tu dinero. Si aceptas, el banco te pagará mensualmente $2.000 de interés (0,2% sobre $1.000.000). Para que el banco te siga pagando $2.000 mensuales, debes mantener el capital invertido dentro del banco. Recordemos que la renta es periódica y para producirla debemos mantener el activo.

  • Alquiler: renta que produce el arrendamiento. Otro ingreso clásico como concepto de renta. El dueño o propietario del activo lo arrienda para obtener ingresos periódicos. Si tienes una propiedad y la pones en arriendo, el arrendatario te pagará (generalmente en forma mensual) un valor pactado entre ambos. Para mantener esa renta, debes mantener el activo. Estuvo muy de moda, gracias a las tecnologías de las aplicaciones, el poder arrendar un auto a otra persona para que ésta lo trabaje transportando pasajeros o mercadería. Generalmente el pago de arriendo es semanal. Nuevamente, sin el activo (auto) no hay renta.

  • Dividendos: renta que producen las empresas a través de la compra de acciones. Cuando tú compras acciones de una empresa que cotiza en bolsa, estás comprando un porcentaje del negocio de ella (un porcentaje de los ingresos, de los gastos, del patrimonio etc). Como eres dueño de un % de la empresa, también te corresponde recibir utilidades cuando las haya. Las utilidades que se reparten a los accionistas se llaman dividendos. Son rentas periódicas (generalmente trimestrales o semestrales) y sólo se reciben cuando eres propietario de las acciones.

Cuando a mí me enseñaron de estos temas, me decían que el objetivo de Invertir era generar Rentas. Esto me pareció lógico ya que las personas necesitamos ingresos constantes y periódicos para vivir. Entonces la palabra más importante en este camino fue RENTA: comprar activos que renten, buscar la renta, que tus rentas por activos superen a tus gastos, etc. Sin embargo, con el paso del tiempo creo que en tu camino puedes ir mezclando ganancias con rentas. Generar una gran ganancia te puede permitir adquirir activos que renten por ejemplo; también te irás dando cuenta que cuando tienes activos que rentan, éstos suben de valor intrínseco (concepto que veremos más adelante) lo que también te pueden generar ganancias significativas al momento de decidir por la enajenación de los activos.

Todas estas ideas de mezclar activos de renta con activos que generen potencial ganancia lo veremos en los próximos artículos cuando hablemos de cómo elaborar tu plan financiero.


428 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo